Grupo Luxia Soluciones

Biogás

quito
Biodigestores 4

La división de biogás de Grupo Luxia Soluciones pretende fomentar el buen uso de los residuos orgánicos para la generación de biogás, realizando desde un primer momento estudios de viabilidad que permiten disponer de los datos necesarios para la toma de decisiones por parte del cliente final para realizar su inversión, así como la ingeniería de construcción que permita la implantación de dichas industrias.

Diferenciamos dos tecnologías en este sentido, descritas a continuación:

Biogás generado en rellenos sanitarios (botaderos controlados)

Las extracción de biogás en rellenos sanitarios es una solución más cómoda para las administraciones públicas, ya que les permite mantener los sistemas de recolección de residuos actuales y seguir transportándolos como hasta ahora sin ningún tipo de segregación ni reciclaje hasta el relleno sanitario habilitado.

Es necesario construir o rehabilitar el vertedero (botadero) actual para convertirlo en un relleno sanitario controlado donde se cumplan los requisitos de salubridad e higiene, además de permitir la valorización energética del biogás producido en los cubetos.

Estos cubetos deberán estar debidamente impermeabilizados, así como las tongadas de los residuos y los sellados se deberán realizar por personal especialista para obtener una producción óptima de biogás, la cual servirá para generar energía eléctrica y calor con motores de cogeneración.

Esta tecnología permite la rentabilidad de las instalaciones por la venta de dicha energía eléctrica y el calor.

Desde un punto de vista medioambiental, se trata de una buena solución, aunque se sigue emitiendo alrededor de 0,9 tn CO2eq por cada tn de residuos, algo que casi triplica el caso anterior.

Especial atención debe requerir el tratamiento de los lixiados, los cuales deberán ser recolectados para su posterior tratamiento y depuración, ya que contienen contaminantes peligrosos que pueden afectar a los acuíferos.

Biogás generado en biodigestores anaeróbicos

Estas plantas de biogás requieren una buena separación del residuo en fuente (antes de depositarse en la planta) para que llegue lo más limpio posible a ellas, siendo el % de materia orgánica de más del 90%. No es viable que se depositen en la planta restos orgánicos mezclados con electrodomésticos, muebles, cantidades de vidrios importantes, restos de construcción, etcétera, lo cual produciría paradas no deseadas en el proceso y, por tanto, una baja eficiencia y rentabilidad.

La fermentación producida de manera controlada en los biodigestores produce un biogás con alto contenido en metano (CH4), el cual puede ser utilizado para alimentar motores de cogeneración que generen electricidad y calor, o bien se puede tratar el biogás para ser usado como gas natural en la industria, viviendas o en vehículos.

En principio es válida cualquier materia orgánica proveniente de residuos sólidos urbanos, restos vegetales, restos de animales, escrementos y purines, etcétera, aunque existen compuestos que inhiben el proceso de fermentación y, por lo tanto, no es recomendable su uso. Será el estudio de eiabilidad el que determinará la formulación necesaria e idónea.

El ciclo completo del proceso finaliza con la obtención de un fertilizante orgánico (digestato).

Este tipo de instalaciones permiten obtener rentabilidad económica con la venta de energía eléctrica, energía térmica, gas natural y venta de fertilizantes orgánicos.

En nuestra opinión, se trata de una solución medioambiental que se acerca a la perfección, ya que consigue tratar residuos al comienzo del proceso para obtener diferentes formas de energía y rentabilidad económica, así como una eliminación casi total de la contaminación por gases de efecto invernadero que hubieran producido los residuos orgánicos, además de conseguir una disminución de más del 50% del tamaño requerido en los vertederos (botaderos).